Cada vez se hace más común encontrar acero-cobre en las instalaciones eléctricas de puesta a tierra. El cobre es el metal no precioso que mejor se comporta frente a la corrosión bajo suelo y, por tal motivo, se lo utiliza para conformar el material de la capa protectora, tanto de las jabalinas como de los alambres y cables desnudos. En todos los casos, la capa de cobre es inseparable del acero, y en ambos casos se comportan como un solo metal, eliminando también la posibilidad de corrosión electroquímica.

Esto permite, además, una correcta protección del elemento contra la corrosión y una excelente conductividad eléctrica, a la vez que evita el robo, dado que el acero-cobre no se puede reducir.

Jabalinas:

Por motivos de seguridad, simplificación y económicos, las jabalinas de acero-cobre de hincado directo han reemplazado prácticamente a todos los demás materiales en todo lo que a puestas a tierra de sistemas eléctricos se refiere: líneas de alta tensión, edificios, antenas, columnas de alumbrado, pararrayos, etc., es decir, en todos aquellos lugares donde se necesitan puestas a tierra seguras, eficaces y de larga duración.

Las mismas son sencillas de instalar y facilitan la tarea de los operarios a la hora de inspeccionar y controlar la instalación. Las jabalinas de acero-cobre disminuyen fácilmente la resistencia eléctrica de la puesta a tierra mediante el agregado de jabalinas en paralelo, seccionales, o en última instancia, el tratamiento químico del suelo.

FACBSA presenta dos tipos de jabalinas de acero-cobre, el modelo estándar o lisa, y las acoplables. Las lisas brindan una conexión cobre con cobre, lo que elimina otro tipo de metales, corrosión o conexiones eléctricas inseguras. El núcleo de acero trefilado aporta la resistencia mecánica y rigidez necesaria para hincar directamente sin perforación previa. El extremo inferior es aguzado y la punta se seca en frío para preservar la dureza del acero.

Las jabalinas acoplables están especialmente diseñadas para lograr puestas a tierra profundas. Tienen las mismas ventajas que las lisas y se proveen con una rosca laminada en cada extremo que permite unirlas entre sí por medio de manguitos de latón de acople.

Alambres y cables desnudos:

La Norma IRAM 2281.1 “Puestas a tierra de Sistemas eléctricos” menciona que “el material más apropiado para la construcción de tomas de tierra es el cobre, que resiste muy bien la corrosión. A este respecto, los electrodos de acero revestidos de cobre se comportan exactamente igual que los electrodos de cobre puro.”

La Norma IRAM 2184.1 “Protección de las estructuras contra las descargas eléctricas atmosféricas (rayos)”, en su página 23, tiene una tabla de “Dimensiones mínimas de los materiales del sistema de protección contra el rayo (SPCR)”, donde se puede observar que tanto el cobre puro o el acero-cobre se pueden utilizar con las mismas secciones, por lo tanto, se elige el acero-cobre porque brinda más seguridad y es económicamente más barato (40%).

Por estas razones, todas las empresas distribuidoras de energía eléctrica y muchas empresas constructoras requieren el acero-cobre.

Fuente: FACBSA

www.feyro.com

 

 

 

Advertisements